Movimiento en el sector logístico: inversión en logtech, temperatura controlada y última milla

Fusiones y adquisiciones en la industria alimentaria

Por sorprendente que parezca, independientemente del panorama económico actual y de la madurez del sector, inversores y grandes industriales mantienen su interés en el sector logístico y se muestran optimistas en cuanto a su evolución. La actividad logística, que forma parte de toda cadena productiva, ha sido tradicionalmente un servicio poco diferenciado, con multitud de operadores compitiendo en el mercado y con márgenes generalmente reducidos por su escaso valor añadido y capacidad limitada de innovación tecnológica. Es por ello que una de las formas más habituales de escalar el negocio y consolidar posición en momentos de recesión ha sido la concentración y adquisición de operadores más pequeños por parte de gigantes logísticos con el objetivo de operar todas las fases y recorrido de la mercancía, ofreciendo así una solución logística integral. Las firmas de capital privado también han visto en este sector una oportunidad de inversión a medio y largo plazo, tanto por la parte inmobiliaria como por la corporativa.

Actualmente, el sector está afrontando una ola de transformaciones que están impulsando las operaciones corporativas. Una de ellas es la digitalización, tanto la automatización del proceso logístico, incorporando componentes de IoT y tecnologías de almacenaje en la cadena de valor, como el auge del ecommerce, que está aumentando la presión de los operadores ante un mercado cada vez más exigente en cuanto a criterios de sostenibilidad y eficiencia de los activos logísticos. Estas transformaciones están marcando los pasos de otras tendencias en el sector, como el aumento en la demanda de instalaciones logísticas urbanas localizadas en las proximidades de grandes ciudades (nearshoring, última milla) o el auge y concentración del transporte de temperatura controlada.

En cuanto a la actividad de M&A en este sector en España, destacamos las siguientes operaciones firmadas en 2022. Logista, controlada por una de las tabaqueras más grandes del mundo, Imperial Brands, ha sido uno de los compradores más activos durante este ejercicio, con la adquisición de dos empresas españolas y una holandesa. Los targets españoles fueron Carbó Collbatallé, adquirida al 100% por 51 millones de euros, y Transportes el Mosca, donde Logista acordó la compra del 60% por 106 millones de euros y firmó la adquisición del 40% restante de aquí a tres años. Ambas compañías son especialistas en transporte a temperatura controlada para el sector de la alimentación, por lo que Logista refuerza su posicionamiento en esta vertical y añade la logística de alimentos congelados a su oferta.
Otra de las adquisiciones más relevantes en el sector ha sido la compra del 49,99% del grupo Primafrío por parte del fondo de capital riesgo Apollo GM con un valor de compañía de 675 millones de euros. Esta adquisición confirma el interés de los grandes fondos europeos en el sector del transporte y temperatura controlada en Europa.

Otras operaciones a destacar durante 2022 fueron la compra del 40% del proveedor de Inditex, RM Trade, por parte de Oquendo Capital, la venta de Grupo Fuentes a Lineage o la adquisición de Novafrigo por parte de Pomona. Los múltiplos medios que se están pagando en el sector rondan las 5-6 veces EBITDA.

Los acuerdos comerciales también están actuando como palanca de crecimiento en el ámbito inmologístico. La gestora de activos multinacional Brookfield ha llegado a un acuerdo con Logistik Service para formar una joint venture con el objetivo de invertir aproximadamente 500 millones de euros en oportunidades logísticas en la Península Ibérica. Por su parte, la joint venture creada por CBRE y el promotor logístico Montepino en 2017 con el objetivo de invertir 300 millones de euros en activos logísticos ha alcanzado una valoración de portfolio superior a 1.000 millones de euros. Montepino confirmó sus intenciones de continuar invirtiendo en activos logísticos durante 2023, alcanzando hasta 500 millones adicionales invertidos.

Otro de los termómetros de dinamismo de un sector es la inversión en compañías tecnológicas y startups. Si observamos cómo se ha invertido en startups logísticas en estos últimos años, podemos afirmar que es uno de los campos que más capital mueve dentro del ecosistema tech español. Destacamos la ronda de financiación de 225 millones de euros levantada por la catalana Paack que lideró SoftBank Vision Fund 2, de matriz japonesa. Participaron Infravia Capital Partners (Francia), First Bridge Ventures (Francia), Endeavor Catalyst (Estados Unidos) así como sus socios anteriores, Unbound, Kibo Ventures o Big Sur Ventures entre otros. Se prevé que la compañía será una de las siguientes startups en unirse a la lista de unicornios fundados en España.

Por ende, el auge logtech junto con la resiliencia que ha demostrado la logística ante períodos de recesión económica están haciendo de ella un sector atractivo ante los ojos del inversor. Durante 2023, veremos nuevas fusiones y adquisiciones, rondas de inversión y acuerdos comerciales firmados por compañías de transporte como opción al crecimiento.

Related Posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies